231 Fotos del Real

viernes, 28 de noviembre de 2014

Provincia de Toledo (El abuelo "toledano")






                                                        EL ABUELO TOLEDANO

 

1-      Amanecer en el pueblo

Amanece, la luz se extiende pausadamente en el horizonte, en singular batalla contra la penumbra que se retira cansada a su lecho.

Los “cantos” de los cerros, las zonas arbóreas e incluso el cielo mismo, van formando un tímido relieve, salpicado por una fugaz neblina.





Destacaba en el centro del pueblo la Torre de la antigua Iglesia, alta, carcomida y majestuosa. Junto a ella, revoloteaban los pájaros con un ceremonioso estruendo.

En aquellos muros sin historia, sin apenas hechos de interés, se forjó a través de los años un cúmulo de miseria, humildad, fe y tristezas

La luz intenta esconderse entre las grietas haciendo un ademán de fortaleza, mientras el reloj hacía sonar las campanadas sin prisa, con un corto tintineo que quedó cuajado y desperdigado en el aire.


Pronto, llegó un doblar de campanas que helaba la sangre, y hacía de por sí más triste la acuarela del valle, las campanas tocaban ¡A muerto!...

El Valle quedaba sumergido en un abismo, en cuyo cénit brotaba la flor del culto. Los castaños abandonaron su letargo para jugar con la luz y el viento, moviendo sus vetustas ramas. Todo empezaba a transformarse…


 2-      Un alma despierta

Para el abuelo nada se transforma, todo sigue el mismo curso, puesto que hace tiempo su vida iba contra reloj.

Su cara surcada de arrugas enamoradas del sol ardiente, su pelo blanquecino y lacio que iba desapareciendo poco a poco, y su pequeño cuerpo tembloroso, denotaban la misma fría imagen de una vejez que no le avisó.

Su casa, hacía tantos años que no se cuidaba…. ¿Quién se acordaría del abuelo…?. Había pasado a ser otro mueble inservible entre los pocos de la casa.


Apiñada en un rincón, entre unos cestos polvorientos, esperaba su vara de cerezo, su amiga, su consejera, la que está siempre junto a él….la más fiel.

Miró al cielo una vez más, y aunque no vio las últimas estrellas que ya desparecían, su mirada se perdió en el infinito de su ceguera.

Después de esto, salió de su refugio caminando corta y pausadamente, con gran esfuerzo, recorriendo (su calvario) una vez más, por las húmedas callejas que han sido testigos de su vida.

Un delicioso olor a pan, que jugaba entre las esquinas de las viejas casas, cuajó en la dormida mente del abuelo.

Eran recuerdos que llenaban de imágenes teñidas en blanco y negro el ambiente que respiraba, como si el tiempo jugara a ser joven en un cuerpo al que no le quedaba más por sufrir.

 

3-      Recuerdos

Recordó el abuelo aquellos días, cuando de joven bailaba en la plaza del pueblo, con aquella joven moreno de cabellos largos. Aquellos mozos que el tiempo borró sus cuerpos en la tierra y que dejó un vacío sin su presencia. Aquella guerra que a tantos confundió. Aquellos huérfanos de la tierra. Aquel odio que pronto transformó todo en pobreza.

Más pobreza…

El abuelo no puede evitar que sus ojos se humedezcan, pensando en los que le dejaron, los que marchando hacia el crepúsculo eterno, sin decir adiós.

Al abrir la portezuela del huerto, recuerda que en ese pedazo de tierra ha dejado setenta años de su vida, y el único fruto que maduró se llamaba…miseria...


El arroyuelo jugaba salpicando las orillas, cargadas de flores silvestres, que se reclinaban en al peso del agua. Tan solo la sombra de su figura se divisaba en el ya abandonado campo.

Campos mutilados por los hijos de la indiferencia, que paseaban sus garras por parajes y caminos, por valles, montes y llanuras…sumiéndolo todo en un ocaso.

Recordó el abuelo a su mujer, la más trabajadora y religiosa de la región. ¿De qué le sirvió…?.

A sus hijos los sacó del pueblo de chicos, y los mandó a un colegio de curas en no sé qué región. Tuvo que vender el pajar, el olivar y unas cuantas cepas.

Muchos años después, murieron todos y al quedarse solo y al paso del tiempo, quisieron enviarle a una residencia…..pero juró con la escopeta entre sus manos, que no iría solo.

 

4-      Su historia

Las campanas redoblaron otra vez…

¡A muerto!...

 

Con pulcritud, quedó la atmósfera inundada con aquel sonido seco y ácido, que daba la impresión de ensordecer.

Turbado, quedó momentáneamente inerte, flotando en un mundo irreal que pronto dejaría de existir.

Volvió a empezar su caminar paupérrimo, y cuando se acercó a la bodega de la plaza, tropezó con el médico, que reprochó que bebiera…

-          ¡No ves que te estás matando!

-          ¡Qué demonios, yo soy fuerte! – le respondió sobresaltado, y sin hacerse esperar entró.

La mirada del médico y su pensamiento coincidieron:

-          Abuelo, con cuanto gusto te devolvería la juventud…

Al llegar el mediodía se reunió con tres de sus coetáneos y empezaron una partidita de dominó. Salpicada de palabras malsonantes, entre cierre y cierre, va llegando la hora de comer…

-          ¡Haber cerrado a pitos, “Negriles”….!


Al volver a casa, las patatas hervían en el puchero de barro que parecía bailar en el rescoldo de la lumbre. Era la única que desprendía un poco de alegría en la ruinosa casa.

Su lenta mirada fue a posarse en un viejo cuadro, torcido como todo  lo demás. Representaba a un hombre y a una mujer con trajes típicos del lugar. Ellos levantaron, con apenas recursos, aquella casa y a los cinco hijos que fueron muriendo en intervalos simétricos, faltando ya sólo él. Puñados y puñados de esfuerzos, tiempos, esperanzas y desgracias, truncados por el destino.

-          ¡Dios mío, no tardes mucho! – balbuceó para sus adentros.

El destino es imparable, y el abuelo bien o sabe. Fluye del exterior hacia dentro de los cuerpos. No mira edades ni posiciones, y siempre….tiene víctimas.

Sentado a la puerta de su casa, en una silla destartalada de mimbre, pasea su vista por la empedrada calle y distingue (con esfuerzo), dos figuras que apresurándose se dirigen al “Rosario” de la tarde, con sendos trajes negros.

Al pasar les hace un gesto, y luego sigue con su resignación por el peso de su pasado, el martirio del presente y la esperanza en el futuro que no tendrá, pero que le ahorrará más penalidades. En el futuro está su esperanza, un futuro incierto e imperfecto para todos.

¡Quién diría que con diecisiete años apenas sabía escribir su nombre!. Todavía recuerda cuando siendo niño, preguntó a su padre que cuándo iría a la escuela.

-          ¡La escuela es de señoritos!...¡

-          ¡Nosotros somos hijos de la tierra! – Le dijo con tono serio.

La vida del abuelo fue una historia sin historia. Una pasado que es presente.

 

5-      La noche

La noche apretaba en el mes de otoño. La tenue claridad se retiraba lentamente. En el cielo volvían a aparecer los puntitos débiles de luz brillante, esa luz inalterable que nunca se extingue. La gente del pueblo ya estaba acostumbrada, pero cuántos querrían tener esa paz y quietud. Hay tantos que no lo pueden ver…





Para el abuelo, su mundo acaba a las ocho. Con la oscuridad también muere su pequeña y triste historia del día.

A lo lejos, se oye el murmullo de un grupo de mujeres que miran incesantemente en todas direcciones, pendientes de quien pasa o no. Y por encimas de las casas las chimeneas, sueltan un humo lento que se va perdiendo en el cielo, en la nada…

La luna aparece de prisa, iluminando los tejados. Parece querer huir del enjambre, y entre las nubes dibuja románticos destellos, mientras el pueblo va quedando en silencio, interrumpido por el monótono sonido de los grillos…

De vez en cuando, una atrevida estrella fugaz cruza el firmamento, saluda a la “Osa Mayor” y cae majestuosamente, deshaciéndose en la nada.

En el cementerio, el mármol juega con las sombras, y las ramas de los árboles (envidiosas), coquetean con el viento.

 

6-      Epílogo

A la mañana siguiente, el abuelo yacía en su diván, rodeado completamente de soledad y oscuridad. Un corrillo de gente se agolpa en la puerta, mientras el cura, sin prisa, saluda y entra en la casa para oficiar el último sacramento.

A lo lejos, cientos de pájaros vuelan haciendo círculos. Cantan sin parar, y sus gritos se mezclan melancólicamente junto al “tañer” de las campanas, que tocan felizmente para el abuelo….

                                       ¡A muerto….!



 
 
 
CONCURSO LITERARIO
EL REAL DE SAN VICENTE (TOLEDO)
(VERANO DE 1997)





 

lunes, 10 de noviembre de 2014

El Real de San Vicente (Toledo) - Sol en "La Cabeza del Oso" y niebla en "El Canto Hituero"





Amaneció una mañana de noviembre en "El Real de San Vicente" (Toledo), con un sol brillante y cálido...

El paisaje deslumbraba con millones de matices de colores, contrastes naturales que apenas el ojo humano puede percibir en su total intensidad...










Y en "El Canto Hituero" la niebla escondía el paisaje a su antojo, ya cayendo la tarde-noche y avanzando la fría noche...










 

Contrastes de la naturaleza......entre la mañana y la tarde-noche.... 
 
 
 
 
 

La Villa de Don Fadrique (Toledo) - Guía para conocer lugares con "encanto"




Fotografía Satélite de La Villa de Don Fadrique (Google Earth)
 


Muchos son los motivos para visitar y conocer este bonito pueblo toledano. Al llegar vas a encontrar multitud de rincones con "encanto" y monumentos que te van a acercar a su historia....

Un pueblo que te va a "encantar" y que seguro te hará volver más veces...

                                                              Ven y Verás...


Historia

Se dispone de muy pocos datos históricos sobre La Villa de Don Fadrique y lo único que se sabe con cierta precisión, es que hasta 1212 no existió, en lo que hoy es este pueblo, ningún núcleo de población. El entorno de esta villa en la comarca de La Mancha Toledana fue repoblada primero por mozárabes y después por los grandes Maestres de la Orden de Santiago.

En la antigüedad se llamó La Puebla de la Isla, (nombre que viene dado por estar rodeada de agua, ya que para ir a cualquier otra población de al lado, se debe cruzar un río) cuando dependía de Corral de Almaguer, hasta que, según la leyenda en 1343 el Gran Maestre de la Orden de Santiago, Don Fadrique, se acogió en estas tierras huyendo de su hermanastro, Pedro I El Cruel. En estos yerbazales y montes de encinas se escondió y encontró ayuda en la población. Agradecido por ello, y desde el campamento que cercaba la ciudad de Algeciras, concedió el 25 de abril de 1343 el privilegio de Villa y la otorgó fuero.

El rey de Castilla, Alfonso XI “El Justiciero”, tuvo de su legítima mujer, María de Portugal, un solo hijo, Pedro I “El cruel”, y de la sevillana Leonor de Guzmán, diez hijos bastardos, cosa muy frecuente en esta época a causa de los matrimonios políticos (Pedro, Sancho, Enrique-Fadrique, Fernando, Tello, Juan, Pedro, Sancho y Juana). Enrique y Fadrique, gemelos, nacieron en Sevilla el 13 de enero de 1333. En 1342, contando D. Fadrique con 8 años, se le nombra Maestre de Santiago y al año siguiente otorga el “Privilegio de La Puebla de Don Fadrique”.

 

Carteles Entrada a La Villa de Don Fadrique


 
 


 



Ayuntamiento de La Villa de Don Fadrique








Iglesia de Ntra. Sra. de La Asunción


Se encuentra en el casco urbano, presidiendo la Plaza de España, frente al Ayuntamiento y la Casa de la Tercia. La Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción data de principios del siglo XVI, aunque se beneficia de numerosas remodelaciones en los siglos posteriores.

De estilo gótico renacentista, se trata de un templo parroquial organizado en una sola nave que se divide en cinco tramos mediante pilares adosados que forman nichos bajo los arcos formeros de la bóveda de cañón con sus correspondientes lunetos. La fábrica general del edificio, exceptuando la torre, se ha ejecutado en mampostería trabada con argamasa con sillares en las esquinas.




La capilla mayor, a la que se accede a través de un arco triunfal de medio punto, se cierra con cúpula de media esfera. En sendos lados del crucero se abren varias capillas. En el exterior se encuentran dos portadas de acceso. La puerta meridional se encuentra coronada por un arco de medio punto y está enmarcada por pilastras decoradas con bajorrelieves de volutas sobre grandes plintos.

Se trata de un monumental orden dórico de columnas sobre un alto basamento que sujeta una cornisa y un orden superior de menor tamaño de pilastras y entablamento que rodea una hornacina y que se corona por un frontón curvo partido en el que se encuentra un escudo de la Orden Militar de Santiago. La portada del piecero es de estilo gótico y actualmente se encuentra muy afectada por el deterioro y la pérdida de algunos importantes elementos escultóricos.

Se trata de una puerta abocinada con arquivoltas ligeramente apuntadas que se encuentran sujetas por columnillas con pequeños capiteles góticos con boceles, algunas de las cuales presentan doble capitel en la mitad del fuste. La portada se encuentra flanqueada en sus costados por haces de columnas rematadas por agujas. El actual campanario fue levantado a principios del siglo XX en sustitución del anterior que se encontraba arruinado.












La torre, que se encuentra adosada a la esquina noroccidental del edificio, se organiza en tres cuerpos, estando los dos primeros realizados en mampostería y ladrillo y, el tercero y más alto, únicamente en ladrillo. Aloja un campanario de un hueco en cada cara con diversos temas decorativos. Se encuentra coronado por un chapitel de pizarra. De la primera época se conserva la mayor parte de la estructura, la portada occidental de estilo gótico tardío y el baptisterio, situado en la base de la torre, que se encuentra cubierto por una bóveda del mismo estilo.

La construcción original se acabó en 1537. La Pila Bautismal, sin embargo, está fechada en 1548 y es de estilo gótico-plateresco; fue restaurada en 1999. A principios del siglo XVII según los visitadores de la Orden de Santiago, fue ampliada en la parte de la cabecera, realizando ésta de nueva planta, la sacristía y la capilla del Nazareno. En la segunda mitad del siglo XVIII, probablemente a causa de un incendio fue renovado casi todo su interior en el estilo tardobarroco y neoclásico de la época.

De entonces es la obra de la nave central con su bóveda de cañón con lunetos, la capilla de la Inmaculada, la capilla de la Soledad y la portada meridional. En 1777, según se recoge en las Descripciones del Cardenal Lorenzana y en una lápida inscrita en la pared exterior Norte de la Iglesia, se añade al conjunto, con la aportación de todos los vecinos de la villa, la nueva capilla del Cristo del Consuelo, patrono de la localidad. Durante el siglo XX, además de la torre-campanario, se adosaron a la construcción algunas estancias auxiliares por la parte norte y se construyó el suelo enguijarrado exterior que rodea la Iglesia por el Oeste, el Sur y el Este.





 

Ermita de Santa Ana



Se encuentra en al casco urbano, presidiendo la Plaza de Santa Ana. La Ermita de Santa Ana aparece citada por primera vez en la segunda mitad del siglo XVI por los visitadores de la Orden de Santiago. En el siglo XVIII comenzó a surgir alrededor de ella el barrio que lleva su nombre.

Fue entonces, en 1776, cuando se renovó para dar cabida al culto que las gentes del nuevo barrio demandaban. Fue saqueada durante la guerra de la Independencia, por las tropas francesas, y también fue arrasada durante la guerra civil española. El edificio actual, que nada tiene que ver con el original, fue construido a finales de la década de los 60 del siglo XX, en estilo popular y con materiales contemporáneos.











Casa de "Don Paco"


Típico caserón manchego de labradores e hidalgos acomodados con buenas rejas de forma similares en su diseño a las de la Casa de los Laras. En el interior, la vieja "botica", farmacia en la actualidad, que conserva todos y cada uno de los detalles de las tres generaciones que han regentado este negocio, como la colección de tarros de parafarmacia en cerámica, dispuestos en rancios anaqueles, que exhiben los sugerentes nombres de las sustancias utilizadas en la farmacopea de otros tiempos, como cuerno de ciervo calcinado, pastillas de liquen, goma tragacanto, chocolate purgante y muchas más, convirtiéndose así en un lugar obligado para el visitante que, al entrar en su recinto, se empapará de la historia farmacéutica de más de un siglo de historia.

Recientemente ha sido rehabilitado su escudo de armas nobiliario en el dintel de la entrada a la farmacia que exhibe su historia ancestral, esculpido en piedraq que muestra dos campos rodeados de cruces templarias, uno de campos de gules y otro con 13 estrellas de seis picos.







Casa de "La Torrecilla"


En el panorama de la turbulenta Castilla del siglo XV, con las banderías y partidos de las distintas facciones de la nobleza enfrentadas por el poder de la dinastía de Los Trastamara, los reinados de dos de este linaje, Juan II y Enrique IV, sobresalieron tristemente por este motivo. A causa de esto, y para evitar devastaciones que ya se habían producido en alguna ocasión, los vecinos de La Puebla de Don Fadrique, que así se llamó hasta principios del siglo XX la localidad fadriqueña, acordaron construir un recinto que les sirviera de refugio.

Así nació este edificio que era una especia de casa fortaleza con murallas de tapial asplleradas y una pequeña torre de piedra, "la Torrecilla", también con aspilleras. Como todas las fortalezas de la Edad Media, tenía un túnel que servía de escape en casos de apuro, la llamada "Cueva de la Torrecilla" sobre la que se han escrito y dicho muchas cosas y que ha quedado finalmente envuelta en la leyenda.

 La guerra civil de sucesión entre Juana "La Beltraneja" e Isabel "La Católica" fue el último episodio de esa larga cadena de enfrentamientos en el siglo XV castellano. Al ser Don Alonso de Cárdenas Maestre de la Orden de Santiago en esas fechas, del bando de Isabel, fue derribada la Torrecilla por las huestes del Marqués de Villena al mando de Gonzalo de Villafuerte, del partido de "La Beltraneja". Esto ocurría hacia 1475.
Estilo: | Época: XV



Chimeneas Alcoholeras


Alcoholeras

Las antiguas alcoholeras de La Villa de Don Fadrique se sitúan en el límite occidental del casco urbano, entre la Calle San Juan y la Calle San Gregorio. Se encuentran, por tanto, en un entorno periurbano, a punto de ser engullidas por la ampliación urbanística. El conjunto industrial de las antiguas alcoholeras se encuentran al oeste de la localidad y consta de varias construcciones entre las que destacan tres chimeneas de ladrillo macizo con una altura entorno a los 25 - 30 metros.

El conjunto se adapta a los cánones de la típica arquitectura industrial de ladrillo con estilo neomudéjar. Dos de las chimeneas son de sección cónica y, la tercera, presenta sección octogonal. Todas presentan remates ornamentales geométricos en la cúspide y se levantan sobre un podio de planta cuadrada. Las chimeneas fueron construidas a partir de 1920 y su ubicación responde a la inauguración unos años antes de la línea ferroviaria que unía Villacañas y Quintanar, pasando por La Villa de Don Fadrique.

El conjunto industrial se encuentra en desuso desde hace décadas y sufre las consecuencias del abandono. Una de las tres chimeneas de ladrillo, la situada en la zona suroeste, sufre una inclinación que amenaza desplome, y todas tienen en su cúspide nidos de cigüeña. Actualmente se está ejecutando una actuación urbanizadora en la zona que amenaza con hacer desaparecer este conjunto industrial de principios del siglo XX. (Magariños, 2012).








 Oratorio y Casa del Marqués


Se encuentra en pleno casco urbano de La Villa de Don Fadrique, en la Plaza Mayor, 17 esquina con la Calle Glorieta. La Casa del Marqués data del siglo XVIII y presenta características semejantes a la Casa de los Laras. Tiene las características propias de la casa solariega de tipo señorial, articulándose en torno a un patio central con columnas que sustentan un corredor superior. En torno al patio central se articulan todas las estancias de la vivienda.

 A parte del patio interior, tiene también un gran patio trasero al que se accede desde la calle a través de una gran portada. La fachada principal, que da a la plaza mayor, es muy austera pero presenta elementos ornamentales como la portada de piedra que daba al antiguo oratorio y el escudo nobiliario. Destaca también la rejería que protege las ventanas exteriores. La casa fue propiedad de los Parreño, una familia de ricos labradores de la Villa, aunque posteriormente fue propiedad de la Iglesia y, durante la desamortización, fue adquirida por el Marqués de Mudela, cuyo escudo heráldico se conserva en la fachada.

En esta misma fachada luce una portada de piedra que da acceso al antiguo oratorio privado que luego fue capilla pública. La casa conserva su estructura original en muy buenas condiciones. Está habitada y sus dueños se encargan de su conservación. La portada de piedra del oratorio sufre desperfectos y desgaste debido a la mala calidad de la arenisca de la que está construida.





Templete (Plaza Mayor)




 

Torre y Pozo "Los Caramelos"










Pasillo Ferroviario (Villacañas-Quintanar)

 

El corredor ferroviario Villacañas-Quintanar atraviesa el Término Municipal de La Villa de Don Fadrique de Oeste a Este, cruzando el casco urbano por su mitad sur. El ferrocarril de Villacañas-Quintanar de la Orden comienza a ser una realidad desde el 20 de enero de 1904, después de inacabables trámites. La línea, que se inaugura el 1 de enero de 1909, tiene un recorrido de 25 km y une los pueblos de Villacañas, La Puebla de Don Fadrique, La Puebla de Almoradiel y Quintanar de la Orden. Por ser de vía estrecha se le llamó “El Trenillo”.

La repercusión de esta infraestructura tiene su reflejo en el paisaje urbano de La Villa de Don Fadrique y prodiga la creación de algunas industrias, como las antiguas alcoholeras, cuyas chimeneas e instalaciones aún se mantienen en pie. Fuera del casco urbano solo se conserva la plataforma ferroviaria y alguna infraestructura auxiliar como un pequeño puente de hierro. En el casco urbano, sin embargo, si se conservan las vías y parte del antiguo apeadero.


Otras fotos del pasado...





Mosaicos de La Villa de Don Fadrique





"Carboncillos" de La Villa de Don Fadrique












Pero en La Villa de Don Fadrique, hay muchos más lugares para visitar....

¡Descrúbelos....!

                                                                  Ven y Verás....





Fotos de La Villa de Don Fadrique con música:

 


Villa de Don Fadrique (Toledo) - Pueblo con "encanto"

  


 
 
 

Enlaces de textos consultados en este reportaje:


 
 
 
  **********************************************
 
Una selección de fotografías para conocer este bonito pueblo toledano y admirar sus rincones con "encanto".
La Provincia de Toledo, tiene mil lugares para conocer y disfrutar de nuestro rico patrimonio cultural. Conoce sus pueblos con“encanto”, monumentos, paisajes, gastronomía…
Ven y Verás…
Si quieres ver más de 20.900 fotografías y más de 300 Vídeos en YouTube, de “El Real de San Vicente”,La Sierra de San Vicente, Toledo, Talavera de la Reina y 96 pueblos más de la Provincia de Toledo (por el momento)….
Si quieres ver fotografías de 32 Rollos de Justicia, 29 Castillos, 3 Atalayas y 1 Torre Árabe en la Provincia de Toledo….
Aquí tienes los enlaces:
Rutas, Monumentos y pueblos de Toledo con “encanto”
http://elrealdesanvicente.blogspot.com.es/
Pueblos de Toledo (Rutas y guías de interés)
http://elrealdesanvicente13.blogspot.com.es/
El Real de San Vicente (Un pueblo con mucho “encanto”)
http://realdesanvicentepuebloconencanto.blogspot.com.es/
Y también una recopilación de 168 pueblos de la Provincia de Toledo,
con lugares con“encanto” para poder visitar…
Pueblos de Toledo con encanto
http://pueblosdetoledoconencanto.blogspot.com.es/
 
Número de Visitas (17-09-14)……....…141.828
Número de Reportajes…………….…….…..777
Número de enlaces………...…….…….….3.062
Síguenos también en Facebook
 
 
PUEBLOS DE TOLEDO CON ENCANTO
https://www.facebook.com/Pueblos.de.Toledo.con.encanto.7731247


Y en Pinterest
(Red social para compartir imágenes)
 
 
Pueblos de Toledo con “encanto”
Provincia de Toledo
Pueblo a Pueblo (Toledo)
El Real de San Vicente (Toledo)
Asociación Cultural “El Piélago”
http://es.pinterest.com/davidmiguel1964/


                                                   David M. R.

MI PASIÓN ES.... APOYAR TURÍSTICAMENTE A LOS PUEBLOS Y CIUDADES DE LA PROVINCIA DE TOLEDO Y PROMOCIONARLOS POR TODO EL MUNDO.....